Conectarse

Recuperar mi contraseña

Actualmente nos ubicamos en el año 2009.
El apocalipsis inicia.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Jue Abr 24, 2014 11:56 pm.
Últimos temas
» Registro de PB
Jue Mayo 07, 2015 12:18 am por Dean Winchester

» Registro de Raza
Jue Mayo 07, 2015 12:16 am por Dean Winchester

» Registro de Poder
Jue Mayo 07, 2015 12:14 am por Dean Winchester

» Objetos (Petición)
Jue Mayo 07, 2015 12:12 am por Dean Winchester

» Contratos
Jue Mayo 07, 2015 12:06 am por Dean Winchester

» Registro de Alphas
Jue Mayo 07, 2015 12:04 am por Dean Winchester

» Ascenso de Rango
Jue Mayo 07, 2015 12:01 am por Dean Winchester

» Modelo de Busqueda
Miér Mayo 06, 2015 11:16 pm por Dean Winchester

» Personajes
Miér Mayo 06, 2015 9:47 pm por Dean Winchester


Historia Resumen || Supernatural

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia Resumen || Supernatural

Mensaje por Dean Winchester el Miér Mayo 06, 2015 4:58 pm

Primera temporada
En la primera temporada, los hermanos Sam y Dean Winchester buscan a su padre desaparecido, John Winchester, un «cazador» que se enfrentaba a seres y situaciones paranormales. La única guía que puede facilitarles la búsqueda es el diario personal de John, el cual contiene detalles sobre eventos y criaturas extraordinarias. Una vez que logran encontrar a su padre, Sam y Dean deciden trabajar en equipo para localizar al demonio Azazel, que es el responsable de la muerte de su madre cuando ambos eran niños, es decir 22 años antes de los sucesos relatados a lo largo de esta temporada. Cuando Azazel asesinó a su madre, infectó a Sam con «sangre demoníaca», lo que ocasiona que éste tenga poderes psíquicos una vez que ha alcanzado la mayoría de edad. Sin embargo, al final resultan gravemente heridos en un accidente de tráfico provocado por un sujeto poseído por fuerzas demoníacas.

Segunda temporada
En el primer capítulo de la segunda temporada, Dean entra en estado de coma, y tiene muy pocas posibilidades de sobrevivir a causa de las heridas provocadas por el choque en la carretera y por el mismo demonio de los "ojos amarillos"(como lo llamaban). Recuperado de su convalecencia, John convoca a Azazel para realizar un pacto demoníaco, buscando intercambiar "la Colt" por la vida de su hijo mayor. A manera de elemento adicional, Azazel pide el alma de John, algo que deseaba tanto como el arma,(poderosa arma de fuego capaz de asesinar cualquier criatura paranormal (incluyendo a demonios)). Azazel y John aceptan el trato, este último cumpliría su parte una vez que consiga ver sano y salvo a su hijo. Al final del episodio Dean resucita sin enterarse de que su padre ha sido llevado al infierno. A lo largo de esta segunda edición, y una vez enterados del pacto demoníaco de John, los hermanos Winchester intentan encontrar de nuevo a Azazel para asesinarlo. No obstante, Sam es asesinado (capítulo All Hell Breaks Loose Part 1). Emocionalmente destrozado por la irreparable pérdida de su único hermano, Dean invoca a un demonio para intercambiar su alma por la de Sam. El demonio accede a la petición, pero con un trato diferente a los pactos anteriores de la familia Winchester: Dean tendrá un año más de vida, tras el cual será llevado al infierno. Una vez concluido el acuerdo, Sam resucita (sin enterarse del intercambio hecho por Dean) y junto a su hermano, logran asesinar a Azazel con la Colt, que recuperaron en uno de sus encuentros paranormales. Antes de su muerte, Azazel abre una puerta terrenal (con la Colt que además resultó ser una llave) que conduce directamente al infierno, y a través de la cual se libera una horda de demonios, instantes antes de ser nuevamente cerrada por los Winchester.

Tercera temporada
En los siguientes capítulos (tercera temporada de Supernatural), Sam y Dean deben localizar a cada uno de los seres demoníacos que escaparon por la puerta que abrió Azazel. Además, conforme transcurre el tiempo, intentarán descubrir una manera de evitar que Dean vaya al infierno a consecuencia del intercambio. En una de sus experiencias, conocen a Ruby, un demonio femenino que asegura ser la única criatura capaz de salvar a Dean. Ruby les revela que el «contrato» que contiene el pacto demoníaco está en poder de Lilith, un demonio también femenino cuyo objetivo es asesinar a Sam, a quien considera como su archienemigo, pues cree que el destino de éste será encabezar una rebelión demoníaca que impedirá su ascenso como líder absoluta del infierno. No obstante, y a pesar de sus esfuerzos, Sam y Ruby no logran evitar la muerte de Dean, cuya alma es llevada al infierno.

Cuarta temporada
La cuarta temporada explica cómo Dean logra escapar del infierno cuatro meses después (que en el infierno serían 40 años), tras ser rescatado por Castiel, un ángel enviado por Dios. Durante los meses en que estuvo encerrado, Sam ha logrado desarrollar sus habilidades como cazador en una forma no natural, con ayuda de Ruby. Es revelado durante los primeros episodios que los ángeles resucitaron a Dean con el objetivo de detener a Lilith, cuyo plan es romper los 66 sellos que mantienen encerrado a Lucifer. Sam, que ha desarrollado una adicción a la sangre de demonio, es manipulado por Ruby constantemente y esto crea terribles diferencias entre él y Dean. Por su lado, Dean se resiste a ser el arma al servicio de las huestes celestes, pues su comportamiento deja entrever que tienen objetivos distintos a los declarados al inicio de la temporada. En el episodio final, las intenciones de cada bando son destapadas: los ángeles quieren provocar el Apocalipsis para que el arcángel Miguel venza a Lucifer. Dean se rebela contra el plan divino e incita a Castiel a ayudarle a intentar detener a su hermano y a Ruby. Castiel accede finalmente pero Dean llega demasiado tarde y Ruby ya ha engañado a Sam para que mate a Lilith, rompiendo así el último sello y liberando a Lucifer.

Quinta temporada
Durante los primeros capítulos, se da a conocer que Dean es el recipiente del Miguel, el arcángel que ya antes envió a Lucifer al infierno, y que Sam es el recipiente de Lucifer, pero como en el caso de que ambos son ángeles necesitan la autorización de sus recipientes correspondientes para poseerlos, lo que lleva a que los ángeles y Lucifer tienten constantemente a los protagonistas para que estos accedan, cosa que Dean y Sam se niegan. Mientras que Castiel busca la forma de encontrar a Dios.

También descubren, por parte del arcángel Gabriel, la gran similitud de la relación entre ellos con la relación de Lucifer y Miguel (Miguel, el hermano mayor siempre siguiendo las órdenes de su padre sin cuestionarlo, mientras Lucifer el hermano menor rebelándose contra los deseos de su padre y hacer su propio camino así mencionando la frase "como es en el cielo así sea en la tierra"). También tienen duros encuentros con Zacharias quien sería el "gerente" encargado de dirigir el cielo ya que Dios abadonó el Paraíso hace siglos después de que Lucifer se rebelara. Es quien trata de persuadir a los protagonistas para que sean los recipientes de Lucifer y Miguel y quien revive a Adam, un medio hermano de Sam y Dean por parte de su padre, debido a la negativa de Dean de aceptar a Miguel en su cuerpo, manipula e incluso tortura a Adam para que Dean acepte ser el recipiente de Miguel. Al final muere en manos de Dean usando uno de los cuchillos que usan los Ángeles.

Más adelante Sam y Dean visualizan un vídeo que les dejó Gabriel antes de morir, en el que se enteran de que la única manera en que se pueden salvar de ser las marionetas de los ángeles es encerrando a Lucifer de nuevo y es juntando los cuatro anillos de los jinetes del apocalipsis, es decir el Jinete de la Guerra (que tenía la habilidad de hacer que la gente se mate entre si, ya que distorsionaba la percepción de las personas haciéndoles ver a sus enemigos al estar en frente de otras personas), el jinete de la hambruna o Hambre (quien hacia aumentar los apetitos y necesidades a un nivel muy extremo, incluso afectando a Castiel), el jinete de la enfermedad o pestilencia (con su presencia era capaz de provocar las peores enfermedades) y el jinete de la Muerte (éste era el único jinete que no era leal a Lucifer, al parecer es tan antiguo como Dios e igual de poderoso pero debido a un hechizo de Lucifer estaba obligado a seguir sus órdenes, por lo que le ofrece su anillo a Dean sin resistencia a cambio su promesa de hacer todo lo necesario para acabar con Lucifer)

En el Capítulo final Sam acepta ser recipiente de Lucifer, con la meta de abrir la puerta al infierno y sacrificarse, pero Lucifer toma por completo el control de su cuerpo matando a Castiel y Bobby.

Antes de que Lucifer mate a Dean, Sam logra retomar el control de su cuerpo, gracias a que un reflejo del sol en el Impala le devuelve los recuerdos de su relación con su hermano. Abre la puerta a la jaula y salta quedando atrapado para siempre junto con el arcángel Miguel que trataba de impedirlo.

Minutos después, Dean, quien está gravemente herido, se encuentra con Castiel que está vivo de nuevo y con sus poderes de ángel restaurados y aumentados, curando a Dean y resucitando a Bobby. Castiel le explica que cree que fue Dios quien lo ayudó y que ahora el cielo es un caos, debido a que Zacharias y Gabriel están muertos y que Lucifer y Miguel están atrapados en la celda donde se encontraba Lucifer, por lo que él intentará hacerse como líder y tomar el puesto de Miguel y desaparece finalmente. Después Dean se despide de Bobby y no se verán más por mucho tiempo.

Dean busca a su antigua novia Lisa Braeden, quien lo recibe y se puede ver como Dean cumple su promesa a Sam, no suicidarse ni tampoco tratar de sacar a Sam del infierno y buscar una vida normal. Pero al final en la última escena se puede ver a "Sam" en la calle viendo desde la ventana la nueva vida normal de Dean junto con su novia y el hijo de ella, Ben. No se sabe si era Sam, su espíritu o Lucifer dentro del cuerpo de Sam. Originalmente Sam iba a desparecer, dando a entender de que era su fantasma y ese habría sido el final definitivo para la serie, pero como hubo reclamos de los fans, sacaron una nueva temporada.

Sexta temporada
Todo comienza cuando Sam sale misteriosamente del Infierno y salvando a Dean de algo desconocido, pronto se dan cuenta de que los monstruos son diferentes y se tiene que aliar con Sam y su abuelo materno Samuel Campbell para descubrir qué sucede. A lo largo de los primeros capítulos se nota que Sam está diferente y Dean empieza a desconfiar. Tras la cacería del Dios Verita (dios de la verdad), se dan cuenta que tienen un gran problema: Sam no tiene alma. Algo interesante del primer capítulo de la sexta temporada, es que en un momento determinado, cuando Dean entra en lo que parece ser un edificio en remodelación, hay una serie de propaganda pegada en las paredes anunciando un evento próximo, y en la propaganda están escritas las palabras "Dj Sam", siendo esto una referencia del retorno de Sam.

Tienen que cazar alfas (el primero de cada especie de monstruo) y así el demonio Crowley les devolverá el alma de Sam (aparentemente él sacó a Sam del infierno, aunque después se enteran de que en realidad fue Castiel), pero a pesar de esto Sam no quiere su alma ya que esto podría matarlo porque lucifer ha torturado su alma en el infierno a lo largo de ese año.

Finalmente van a cazar a Crowley, pero son traicionados por su abuelo. Cuando consiguen al demonio, este les dice que no puede recuperar el alma y Castiel lo mata. Después Dean hace un trato con la Muerte y ésta le devuelve el alma a Sam (crea una pared mental en Sam para que no recuerde el infierno) a cambio de que dé información de las almas y el purgatorio. Los hermanos Winchester siguen cazando y se dan cuenta de que los monstruos liberaron a La Madre De Todos Los Monstruos (Eva). Los hermanos la cazan, pero con grandes pérdidas (la muerte de Gwen y Samuel Campbell y Rufus). Ellos pueden matar a Eva con Cenizas de Fénix y las encuentran. En el capítulo 19 Dean logra matar a Eva, pero antes de morir, ésta les dice que Crowley no está muerto. Pronto se dan cuenta que Castiel no lo mato porque está trabajando con él para obtener las almas del purgatorio y volverse lo suficientemente fuerte como para matar al arcángel Rafael.

El 20 de mayo hubo un capítulo doble de dos horas como el final de temporada, en este capítulo (Let It Bleed) unos demonios junto con Crowley secuestran a Lisa Braeden y a su hijo Ben. Así que Dean y Sam tendrán que buscarlos y los encuentran tras aliarse con el ángel Balthazar. Castiel borra los recuerdos que Dean tenían de Lisa y Ben por petición de Dean. En el último cápitulo (The Man Who Knew Too Much), la barrera en la cabeza de Sam se rompe y recuerda el infierno. Dean y Bobby intentan evitar que Castiel abra la puerta del Purgatorio, sin embargo, fallan. Castiel mata a Balthazar al darse cuenta que lo traicionó.

Castiel abrió el purgatorio y absorbió todas esas almas para poder derrotar a Rafael. Después de haber vencido, Dean le pide que devuelva los poderes, y ante su negativa, Sam lo apuñala con la espada de los ángeles. Para sorpresa de todos, no funciona. La temporada finaliza con las palabras de Castiel: "La espada no va a funcionar, porque no soy un ángel, soy su nuevo Dios, uno mejor, entonces se arrodillarán y profesarán su amor hacia mí, su señor, o los destruiré".

Séptima temporada
Después de declararse a sí mismo Dios, Castiel sale para juzgar y sancionar a todos los malhechores el mundo. Sin embargo, pronto descubre que entre las almas que absorbió del Purgatorio se encontraban poderosos y oscuros entes. Arrepentido por sus acciones, le permite a Sam y Dean ayudarlo a devolver las almas al Purgatorio, pero no consiguen hacer regresar a los Leviatanes, quienes controlan a Castiel, asesinándolo posteriormente. Dispersándose a través de una planta de agua, los Leviatanes toman posesión de varios humanos e erigiéndose entre ellos su líder, Dick Roman.

Dick asesina a Bobby disparándole en la cabeza, lo cual provoca una obsesión en Dean que no descansa hasta encontrar su centro de operaciones, en el que trabajan para curar las enfermedades. Un Leviatán afirma que sólo están ahí para ayudar. No obstante, el espíritu de Bobby -que intentó infructuosamente comunicarse con los muchachos en varios oportunidades- les revela que lo están haciendo con el único propósito de convertir a la humanidad en fuente de alimento perfecta.

Un reaparecido y redimido Castiel los ayuda en su misión, utilizando para ello "el hueso de un justo mortal bañado en la sangre de tres caídos". Finalmente, Dean y Castiel asesinan a Dick, pero son arrastrados junto a él al Purgatorio, mientras Sam debe hacerle frente a Crowley, que planea hacerse del poder, ahora que los Leviatanes están desorganizados y que el caos reina en el Cielo.

Los puntos claves del argumento presentados en esta temporada podrían resumirse en Sam intentando luchar contra las alucinaciones constantes de Lucifer, el fantasma de Bobby conviviendo con el temor de convertirse en un espíritu vengativo debido a su rabia hacia Dick Roman, y Sam y Dean lidiando con la amenaza Leviatán.

Octava temporada
Dean vuelve a la tierra, llevando dentro de su cuerpo el alma de un vampiro llamado Benny. Durante este período, Sam detuvo su vida de cazador y comenzó una relación con una veterinaria llamada Amelia, pero al regreso de Dean, habían terminado.

Dean secretamente ayuda a Benny a retornar a su cuerpo antes de reunirse con Sam. Los hermanos Winchester descubren que Kevin ha escapado de las manos de Crowley. El profeta revela que Crowley ha descubierto otra tabla con la "Palabra de Dios", que contiene hechizos capaces de cerrar para siempre las puertas del infierno. Kevin robó y ocultó dicha tabla, lo que provoca que Crowley lo persiga, matando a su novia y dejando a su madre en un estado catatónico en el proceso. Después de esto, Kevin se separa de los hermanos.

La temporada contiene dos historias tipo flashback en paralelo, una muestra la relación amorosa de Sam con Amelia y la otra el tiempo que Dean estuvo en el purgatorio. Es revelado que Castiel, quien fue arrastrado al purgatorio junto con Dean, sobrevive y se recupera de su demencia, pero en el momento de escapar, decidió quedarse y purgar sus pecados. Desconocido para ellos, Castiel descubre que fue traído de regreso por un grupo de ángeles, comandados por Naomi, un ángel de alto rango, que parece poseer control sobre él, ordenándole que informe periódicamente sobre los Winchester y sus acciones.

Los Winchester descubren que la Tabla de los Demonios contiene una serie de pruebas para cerrar completamente las puertas del Infierno. Dean decide llevar a cabo ésa misión, pero finalmente será Sam quien deberá completarla, a costa de su propia salud. Crowley secuestra a Samandriel, un ángel y compañero de Castiel, quien le revela, bajo tortura, la existencia de una Tabla de los Ángeles que puede causar un gran daño si cae en las manos equivocadas. Por órdenes de Naomi, Castiel asesina a Samandriel, y le oculta la verdad a los hermanos Winchester.

Más adelante, cuando Sam y Dean están a la carrera para completar las pruebas, Castiel recurre a ellos para que le ayuden a encontrar la Tabla de los Ángeles y cuando finalmente lo consiguen, Castiel intenta asesinar a Dean bajo el control de Naomi. Sin embargo, después de una súplica emotiva de Dean, Castiel se detiene y toca la Tabla, liberándose del dominio que tenía Naomi sobre él y se da a la fuga con la Tabla para protegerla de todos, incluyendo a los Winchester. Poco después, localizan el ángel Metatrón, obtienen la segunda mitad de la Tabla y averiguan la tercera prueba para cerrar infierno, pero al mismo tiempo, Crowley le roba la Tabla de los Ángeles a Castiel. Los hermanos planean cómo concluir con la última prueba. Metraton le sugiere a Castiel cerrar las puertas del Cielo y contener a los ángeles para que no continúen peleando unos con otros y el caos se incremente.

En el capítulo veintitrés, Sam realiza la última prueba. Naomi luego les revela a Dean y Castiel que acabaría por matarlo si la completaba, pues ése era el último sacrificio de Dios. Dean detiene a su hermano de su inminente muerte, pero el daño en Sam es severo y parece empeorar. Entre tanto, Castiel regresa al cielo, soló para descubrir el cadáver de Naomi que fue asesinada por Metatron. El ángel le revela que las pruebas no sellarían las puertas del Cielo, sino que expulsarían a todos los ángeles de él, como un acto de venganza por haberle hecho lo mismo. La temporada finaliza con Castiel convertido en humano al verse arrebatado de su gracia, Dean preguntando por su paradero y Sam malherido, todos mirando hacia el Cielo nocturno, mientras millones de ángeles caen a la Tierra.

Novena temporada
Al comienzo de la novena temporada, los ángeles cayeron y Sam estaba moribundo en un hospital. Dean, desesperado, pide ayuda a los ángeles que lo escuchen, por lo que varios ángeles buenos y otros no tan buenos acuden a su llamada y algunos con intenciones ocultas. Así conoce a Ezequiel, un ángel que le ofrece su ayuda y entra en el cuerpo de Sam para curarlo, pues de otro modo, Sam morirá debido a las pruebas para cerrar el Infierno. Sam despierta con Ezequiel dentro de él, aunque Dean le oculta a Sam que está poseído por un ángel. Durante el transcurso de los primeros capítulos, Sam comienza a ser interrumpido por Ezequiel cuando este último le da la gana, y poco después, se encuentra con Metatrón, quien le dice que sabe quién es en realidad, y que si quiere volver al Cielo, él es su única oportunidad. Por otro lado, Dean también tiene a Crowley capturado, lo que es aprovechado por Abaddon, el cual, ayudado por algunos demonios que encuentran sus restos, logra reconstituirse y amenaza con arrebatarle a Crowley la corona del Infierno.

Mientras tanto, tras perder su gracia a manos de Metatrón, Castiel se vuelve humano y comienza a experimentar emociones, hambre, sueño e incluso sexo. Cuando encuentra a Sam y Dean, Ezequiel hace que Dean aleje a Castiel de ellos porque es un peligro, ya que todos los ángeles lo buscan por desterrarlos del Cielo. Se revela que Ezequiel es en realidad Gadreel, el ángel responsable de proteger el Edén, cuyo fracaso hizo que Dios se fuera del Cielo. Como una prueba para confiar en él, Metatrón le ordena a Gadreel matar al profeta Kevin Tran, llevándose consigo la Tabla de Ángeles y la de Demonios, permitiéndole a Metatrón ser casi tan poderoso como Dios. Mientras tanto, los ángeles comienzan a escoger bandos para combatirse entre sí, siendo los principales los dirigidos por Bartolomé, anteriormente subordinado de Castiel durante la guerra civil en el Cielo, y Malaquías, quien logra capturar a Castiel y lo tortura, pero Castiel logra escapar, asesina a otro ángel y le roba la gracia, por lo que recupera sus poderes, pero a un precio: la gracia robada de Castiel se está desvaneciendo y cuando ésta se termine, él morirá.

Dean y el rey del infierno capturan a Gadreel, que estaba en el cuerpo de Sam. A cambio de ser liberado, Crowley accede a ayudar a Dean a expulsar al ángel del cuerpo de Sam. Lo logra, pero Dean no lo libera. Sam descubre lo que su hermano hizo para intentar salvarlo y su relación se vuelve aún más tensa, porque Sam se siente engañado. Los hermanos se separan, pero Sam descubre que Abaddon está robando las almas de los humanos para convertirlas en demonios y hacer más grande su ejército. En tanto, Dean se entera que la única manera de matar a Abaddon es un arma conocida como la Primera Espada, que resulta ser la quijada de asno utilizada por Caín para matar a Abel. Para poder usarla, debe tener la Marca de Caín. Dean y Crowley encuentran a Caín y éste, luego de varias pruebas, accede a darle a Dean la marca. Crowley, argumentando que va a buscar la espada, se va, pero en realidad permanece alimentando su adicción a la sangre humana, que desarrolla como secuela de la última prueba a la que fue sometido por Sam. Los Winchesters lo hacen entrar en razón, dado que se da cuenta que Abaddon se está adueñando del infierno y los demonios, por lo que deja su adicción, aunque le quedan ciertos rasgos humanos. Finalmente, el antiguo rey del Infierno encuentra la espada, y se la entrega a Dean, quien mata a Abaddon. Pero la Marca comienza a traerle problemas y su deseo de matar aumenta.

Mientras tanto, tras matar a Bartolomé, Castiel comienza a ser seguido por muchos ángeles que quieren un líder. Él no quiere serlo, pero luego de un encuentro con el Arcángel Gabriel -quien no se sabe si está vivo o si solo fue una ilusión creada por Metatrón- Castiel accede a guiar la rebelión de los ángeles, uniéndolos en contra de Metatrón. Éste engaña al ejército de Castiel, y hace que sus miembros se pasen de bando, siguiendo al Escriba con la esperanza de un nuevo Cielo. Gadreel se cansa de Metratrón y sus engaños y va a buscar a los Winchesters al búnker de los Hombres de Letras, donde ofrece entregarles a Metatrón, pero Dean intenta asesinarlo con la Primera Espada. Entonces, Castiel y Sam tienen que encerrar al descontrolado Dean para que no mate a nadie más, pero éste comienza a sentirse muy mal y a vomitar sangre. Crowley le dice que eso es consecuencia de la Marca de Caín: mientras más mate, mejor se siente, y si no asesina, comienza a sentirse mal.

Sam, Gadriel y Castiel elaboran un plan para que los dos ángeles entren al cuartel de Metatrón en el Cielo, pero son atrapados en una jaula por los otros ángeles, y Gadriel se sacrifica para sacar a Cas de la jaula y para que así Hannah, antigua seguidora de Castiel, les crea. En tanto, Metatrón se encuentra en la Tierra realizando milagros como un nuevo Mesías, con el objetivo de ser adorado como Dios por los humanos. Termina agenciándose a un grupo de seguidores dispuestos a matar por él.

Dean logra escapar con ayuda de Crowley y va a enfrentarse a Metatrón, pero éste lo vence. Castiel rompe la Tabla de los Ángeles y engaña a Metatrón, logrando que los otros ángeles descubran sus mentiras y lo encierren. Dean, gravemente herido por Metatrón, muere en brazos de Sam, y éste, desesperado, intenta invocar a Crowley, probablemente para hacer un trato y traer a su hermano de vuelta, pero el demonio está diciéndole al cadáver de Dean que la Marca lo va a traer de nuevo, así como hizo con Caín. Entonces, Dean abre los ojos, completamente negros, transformado en un demonio.

Décima temporada
Además de cumplir 10 años desde su primera emisión, la serie celebrara su episodio 200 durante esta temporada, concretamente en el capítulo 5, titulado Fan Fiction el cual trata sobre un musical representado en un instituto el cual se basa en las obras escritas dentro de la serie por Chuck, que describen las aventuras de los Winchester hasta la temporada 5. La serie comienza con Sam en la base de los Hombres de Letras, Castiel muy deteriorado por tener una gracia robada a otro ángel pero sin ser la suya. Dean sin embargo, ha desaparecido, aunque en realidad es un demonio, un Caballero del Infierno más concretamente que usa la Espada de Caín o la Primera Espada, aunque se muestra que está de "vacaciones" con Crowley. A lo largo de los primeros capítulos Crowley ve como no puede controlar la nueva versión de Dean, por lo que le facilita una nueva gracia a Castiel para que ayude a Sam a atrapar a Dean y curarlo, con el mismo procedimiento que intentaron para curar a Crowley, inyecciones de sangre humana. Crowley quiere esto pues Dean empieza a descontrolarse y ve que no es bueno para el negocio de los pactos demoníacos. En el capítulo 3 se puede ver al final como Sam cura a Dean y este vuelve a ser humano, aunque aún tiene la Marca de Caín, pero se aseguran de mandar la Espada de Caín a un lugar donde no puedan encontrarla para evitar que a Dean le entren instintos homicidas de nuevo. El cuarto capítulo empieza con los hermanos dándose un descanso de cazar, aunque pronto se ven tentados a volver a la rutina. Comienzan poco a poco a volver a su vida habitual, cazando monstruos. Aparece una poderosa bruja, Rowena, que resulta ser la madre de Crowley. Se instala junto a él y comienza a minar la confianza en sus subalternos.Castiel intenta ayudar a la hija de su recipiente, y cuando con ayuda de Sam y Dean la rescatan de sus secuestradores la marca de Caín (sigue presente en Dean) hace que éste pierda el control masacrando a gente. Sam y Dean intentan por todos los medios encontrar una manera de deshacerse de la marca; Castiel logra que le cedan a Metatron para poder interrogarlo, pero no consiguen nada y Castiel lo devuelve antes de que Dean lo mate. Desde Oz llega la mitad oscura de Charlie, y cuando esta aparece logran vencer al Mago malvado de Oz y volver a reunir la mitad buena y la mitad oscura de Charlie en una. Charlie los deja para buscar información sobre la marca.



Fuente de Información

Off: Archivo provisional.


avatar
Dean Winchester
Admin

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 10/02/2014
Situación Sentimental : Sin comentarios
Pareja : Libre y bien acompañado
Personalidad : Desquiciado hombre sexoso medio desalmado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.